Tel Hatzor

Tel Hatzor se encuentra sobre las ruinas de una antigua ciudad ubicada en la Galilea Superior y es el Tel más grande y rico de Israel.

Documentos del siglo XIV a.e.c., del archivo de Tel Amarna en Egipto describen al rey de Hatzor Abdi-Tirshi, jurando lealtad a los faraones egipcios. En estos documentos Hatzor se presenta como una ciudad importante en Canaán. También se le menciona en los documentos del Siglo XVIII a.e.c. encontrados en Mari en el río Éufrates.

Según el Libro de Josué, Hatzor era la sede de Jabin,  un poderoso rey canaanita que dirigió la confederación canaanita contre Josué, pero éste lo derrotó y quemó Hatzor completamente. Según el Libro de los Jueces Hatzor era la sede de Jabín, el rey de Canaán, cuyo comandante, Sísara, guio un ejército canaanita contra Barac, pero al final fue derrotado.

Un estrato arqueológico de alrededor del año 1200 a. C. muestra señales de un fuego catastrófico, y tablillas cuneiformes encontradas en el yacimiento se refieren a monarcas llamados Ibni Addi, donde Ibni puede ser el origen etimológico de Yavin (Jabín). La ciudad también muestra signos de haber sido una magnífica ciudad canaanita antes de su destrucción, con grandes templos y opulentos palacios, dividida en una acrópolis superior y una ciudad inferior; la localidad evidentemente fue una gran ciudad canaanita.

Según el Libro de los Reyes, la ciudad de Hatzor fue fortificada por Salomón junto a las ciudadesde Megiddo y Gezer.

Al igual que Megiddo y Gezer, los restos de Hatzor muestran que durante la Edad del Hierro temprana la ciudad tuvo una monumental puerta con seis cámaras que, al parecer, fueron diseñadas por el mismo arquitecto!

Muchos arqueólogos, entre ellos el actual director de excavación Amnon Ben-Tor, concluyeron que estos restos datan del siglo X a.e.c.  Sin embargo otros arqueólogos sitúan estas estructuras en principios del siglo IX a.e.c., es decir, en el reinado de los Omridas (Principalmente el Rey Acab).

Yigael Yadin, uno de los primeros arqueólogos que trabajó en el lugar, vio otros rasgos comunes a Megiddo, Gezer y Hatzor: todos tienen hondos pozos excavados en roca de donde se diseñaron sofisticados túneles de agua que permitían el almacenamiento del mismo en caso de ataques o asedios a la ciudad.

Los restos arqueológicos indican que hacia la segunda mitad del siglo IX a. C., cuando el rey de Israel era Jehú, Hatzor quedó bajo el control del Damasco arameo.

La mayoría de los arqueólogos sospechan que posteriormente a esta conquista, no mencionada por la Biblia, hubo un período sostenido de ocupación por las fuerzas arameas; los restos indican que Hatzor fue reconstruida poco después de su conquista por Aram, probablemente como una ciudad aramea. Cuando los asirios después derrotaron a los arameos, parece que Hatzor volvió a control israelita; los documentos asirios indican que Joás, el rey de Israel por aquel entonces pagaba tributo a Asiria e Israel se había convertido en vasallo asirio. Posteriormente la ciudad, junto con el resto del reino de Israel, entró en un período de gran prosperidad, particularmente durante el gobierno de Jeroboam II.

La rebelión que intentó Israel contra la dominación asiria dio como resultado una invasión por las fuerzas del gobernante asirio, Tiglath-Pileser III; la evidencia sobre el terreno sugiere intentos precipitados de reforzar las defensas de Hatzor. A pesar de las defensas, en el año 732 a.e.c. Hatzor fue capturada, su población deportada y la ciudad quemada hasta sus cimientos.

2018-06-16T09:24:47+00:00