En la Ciudad de David fueron encontradas más de 50 “Bulas”, es decir, piezas hechas de barro que sobre ellas se acuñaban sellos oficiales, generalmente de reyes o funcionarios del rey.

En la época del Primer Templo (-1004 a -586) se acostumbraba escribir documentos oficiales o comerciales sobre papiro o sobre cuero, enrollar el documento, coserlo con hilo y sellarlo con el sello del funcionario que enviaba el documento, tal como lo muestran las siguientes imágenes:

Fuente: https://travelability.co.il/en/2017/05/the-city-of-david-where-jerusalem-began/
Fuente: https://www.hidabroot.org/article/1124064

 

Sobre este uso, vemos el siguiente texto en Jeremías 32:9-14:

9 Y compré la heredad de Hanameel, hijo de mi tío, la cual estaba en Anatot, y le pesé el dinero; diecisiete siclos de plata.

10 Y escribí la carta y la sellé, y la hice certificar con testigos, y pesé el dinero en balanza.

11 Tomé luego la carta de venta, sellada según el derecho y costumbre, y la copia abierta.

12 Y di la carta de venta a Baruc hijo de Nerías, hijo de Maasías, delante de Hanameel el hijo de mi tío, y delante de los testigos que habían suscrito la carta de venta, delante de todos los judíos que estaban en el patio de la cárcel.

13 Y di orden a Baruc delante de ellos, diciendo:

14 Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Toma estas cartas, esta carta de venta sellada, y esta carta abierta, y ponlas en una vasija de barro, para que se conserven muchos días.

Entre las Bulas halladas en la Ciudad de David se mencionan nombres de personajes que los encontramos en la Biblia, casualmente en el libro de Jeremías.