• Sionismo: Movimiento de liberación nacional del pueblo judío. Fundado por el periodista judío austríaco Theodor Herzl en 1897, el movimiento desarrolló un programa político pragmático para el regreso del pueblo judío a la Tierra de Israel, que en ese entonces se llamaba Palestina y estaba en poder del Imperio Otomano.
  • Aliyot: Literalmente, en hebreo significa “ascensos”, en referencia al acto de “ascender” (espiritualmente) o hacer “Alyiá” a la Tierra de Israel. Es decir, el acto de emigrar a la Tierra de Israel se llama “Alyiá”, mientras que  “Alyiot” (plural de “Alyiá”) se refiere a las olas migratorias de judíos a la Tierra de Israel.

La ruta del incienso era uno de los caminos comerciales más desarrollados de la antigüedad que unía la India, a través de la Península Arábiga, el Desierto del Neguev y el puerto de Gaza, con Europa y vía terrestre con Egipto. Por ese camino se comercializaban productos de lujo que tenían, por lo general, un volumen pequeño y un valor grande como perfumes, especias, seda, piedras preciosas, pintura, animales y otros.

Esta ruta fue explotada principalmente por un pueblo llamado Nabateo entre los siglos IV a.e.c. y el siglo II e.c. Los nabateos eran de origen árabe y habitaban las áreas desérticas de la actual Arabia, Jordania e Israel. Tenían una capacidad extraordinaria para sobrevivir las difíciles condiciones del desierto, lo que les otorgaba una gran ventaja con relación a otros pueblos de la región.  Los nabateos sabían dónde encontrar pozos de agua en los inhóspitos e inmensos desiertos y tenían un singular don para el comercio.

Un Tel arqueológico es una colina artificial generada como consecuencia de la construcción de un asentamiento sobre las ruinas de otro anterior. En la antigüedad, cuando una nueva civilización conquistaba un territorio por la fuerza, muchas aldeas y ciudades eran destruidas. Los restos de esa destrucción se aplanaban y sobre ellos se edificaba un nuevo asentamiento; logrando así que, con el paso de las diferentes épocas y las diferentes destrucciones-reconstrucciones, se generara una elevación del terreno hasta formar una especie de colina artificial.

Es así que cuando los arqueólogos excavan en un Tel saben que los objetos encontrados en las capas más bajas son, por lógica, las más antiguas (salvo excepciones puntuales). Además, a lo largo de los años se ha acumulado un nivel de conocimiento consensuado que permite entender, de acuerdo a los tipos de utensilios hallados, a que época pertenece cada tipo de cerámica encontrada. A modo de ejemplo en la modernidad, si hoy en día preguntáramos en qué año aproximadamente estaba de moda el teléfono Motorola, el Nokia o el iPhone 3, muchos de nosotros sabríamos distinguir rápidamente cuándo. Lo mismo en la antigüedad, los estilos de cerámica utilizados en la época del primer templo difieren considerablemente de los utilizados en la época helenística y así sucesivamente con otros ejemplos.

El Tel arqueológico con mayor cantidad de capas de destrucción es el de Tel Megiddo, en el Valle de Jezreel, en donde los investigadores descubrieron 30 capas que van desde el período neolítico (aproximadamente -5000) y hasta la destrucción del reino de Israel por los Asirios en el año -722, un total de aproximadamente 4000 años de historia de asentamiento humano.

Otro Tel muy importante es Tel Beit Shean, en el Valle de Beit Shean. Este Tel tiene una altura de 50 mts. y, al igual que en Megiddo, también aquí se han encontrado restos arqueológicos que van desde la época neolítica hasta su destrucción por los asirios.

Otros Tels importantes en Israel que se pueden mencionar son:

  • Tel Sheva
  • Tel Arad
  • Tel Laquis
  • Tel Beit Shemesh
  • Tel Azekah
  • Tel Hatzor
  • Tel Dan

El fenómeno del Tel arqueológico es particular de la zona del Medio Oriente, más específicamente, en los actuales Israel, Líbano, Siria y Jordania. El motivo por el cual una gran concentración de Tels se encuentra en estos países tiene que ver con la posición geográfica que éstos ocupan. Esta región es un punto estratégico que une África, Asia y Europa lo que generaba, en la antigüedad, innumerables guerras principalmente entre el imperio egipcio y los diferentes imperios del norte sean estos hititas, asirios o babilonios. No solamente muchas de estas batallas se llevaban a cabo en estos territorios, sino campañas de conquistas y asedios a ciudades, provocando su destrucción para luego ser reconstruidas a manos del imperio conquistador. ¿Y por qué construir justamente sobre las ruinas de la ciudad? La respuesta a esa pregunta está en el hecho que, si ya existía allí una ciudad, era señal de que había fuentes de agua, fuentes de sustento (agricultura principalmente) y defensas naturales.

Finalmente, una pregunta muy común que muchos se hacen: ¿Es la ciudad de Tel Aviv un Tel arqueológico? La respuesta es un no rotundo, si bien se han encontrado restos filisteos en el norte de la ciudad (eso si no tomamos en cuenta a Yaffo/Jope que es parte de la ciudad de Tel Aviv y hay allí innumerables hallazgos arqueológicos), el origen etimológico de Tel Aviv es otro, aunque está sí relacionado con el concepto de Tel arqueológico. 

 

Tel, ya sabemos qué significa; y Aviv, en hebreo, significa primavera. En la obra “Altneuland” escrita por el fundador del movimiento sionista, Teodoro Herzl, se menciona justamente el término Tel Aviv como símbolo de “una tierra antigua (Tel) – nueva (Aviv, primavera)” que es el significado en alemán de “Altneuland”. Es decir, Tel Aviv es una combinación entre lo antiguo y lo futuro. Quien visita Israel, podrá ver que esa mezcla es parte del ADN de este país milenario que a su vez es un polo tecnológico mundial.

 

CONOZCA NUESTRO PROGRAMA DE CURSOS

 

Ariel_Horovitz_Diretor_Moriah_Center

M.A. Ariel Horovitz

Fundador y Director del Moriah International Center.

Formado en Sociología e Historia del Pueblo Judío por la Universidad Hebrea de Jerusalén. Posee también una maestría en Gestión y Liderazgo por  la Universidad de Bar Ilan, Israel.

Se especializa en el área de liderazgo en la Biblia y en temas relacionados con la historia del pueblo de Israel, desde los tiempos Bíblicos y hasta la actualidad del moderno Estado de Israel.

Ofrece conferencias y seminarios en diversas instituciones académicas de Israel, Estados Unidos, México, Brasil, Angola y otros.

En Génesis 14 aparece un curioso texto en el que una alianza de cuatro reyes asalta las poblaciones de Sodoma y Gomorra, llevándose un buen botín y además secuestrando a Lot, sobrino de Abraham.

14 Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan.

15 Y cayó sobre ellos de noche, él y sus siervos, y les atacó, y les fue siguiendo hasta Hoba al norte de Damasco.

16 Y recobró todos los bienes, y también a Lot su pariente y sus bienes, y a las mujeres y demás gente.



Si observamos el mapa, podremos percibir que la distancia entre la región de Sodoma y Gomorra es bastante significativa, casi 300 kms., lo que representan varios días caminando o inclusive a lomo de animal. Este relato despierta algunos problemas; como por ejemplo, el hecho de que estos reyes del sur vayan hacia el norte a una zona tan alejada de su área de influencia, o bien que Dan, hijo de Jacob (nieto de Abraham), esté mencionado en este relato, siendo que ni siquiera había nacido. Sin embargo, en este post nos enfocaremos en la pregunta sobre si Abraham entró por la llamada “Puerta de Abraham”, cuyos restos de encuentran en el yacimiento arqueológico de Tel Dan.

Es el más extenso de todos los encontrados en Qumrán, con una longitud de 8.146 mts. Fue encontrado en la cueva número 11 durante los años 50 por los beduinos, adquirida por Israel en 1967 y publicada en 1977 por el arqueólogo de la Universidad Hebrea y ex general del ejército de Israel, el Prof. Yigael Yadin. La historia de la adquisición de este rollo es por sí, apasionante. 

El Rollo del Templo estuvo guardado en una caja de zapatos, envuelto en papel celofán y una toalla, debajo de las baldosas de la casa de un comerciante de antigüedades de Belén durante 10 años. La parte superior del rollo se vio damnificada ya que, al lavar el piso, el agua entró a la caja de zapatos, corroyendo así la parte superior del ya sensible cuero donde estaba escrito. 

La forma en la que fue descubierta, es parte de la historia del Estado de Israel. A inicios de los 60, intensas negociaciones entre un intermediario e Yigael Yadin llegaron a un punto muerto debido a las astronómicas cifras que este intermediario exigía al punto que el propio Yadin desistió. Lo único que quedó en sus manos fue un pequeño fragmento del rollo que años después le serviría para identificar el famoso Rollo del Templo. 

Durante la Guerra de los Seis Días, Belén fue conquistada por Israel y Yadin ocupaba el cargo de asesor del ejército. Luego de obtener información fidedigna que el Rollo del Templo estaba en la casa del reconocido traficante de antigüedades Kando, Yadin obtuvo el permiso del gobierno israelí para confiscar el documento y ayudado por el pequeño fragmento que tenía en sus manos pudo reconocer que el mismo pertenecía a este extenso rollo. 

La historia de la adquisición no termina aquí ya que Kando, quien en el año 1947 vendió los primeros rollos al Prof. Sukenik, padre de Yadin, reclamó a las autoridades israelíes que le debían pagar por el rollo y el gobierno de Israel accedió a pagar la suma de USD 105.000, no solo por el reclamo del comerciante, sino también con el fin de incentivar a otros traficantes de antigüedades a vender más Rollos del Mar Muerto. 

 

CONOZCA NUESTRO PROGRAMA DE CURSOS

 

Ariel_Horovitz_Diretor_Moriah_Center

M.A. Ariel Horovitz

Fundador y Director del Moriah International Center.

Formado en Sociología e Historia del Pueblo Judío por la Universidad Hebrea de Jerusalén. Posee también una maestría en Gestión y Liderazgo por  la Universidad de Bar Ilan, Israel.

Se especializa en el área de liderazgo en la Biblia y en temas relacionados con la historia del pueblo de Israel, desde los tiempos Bíblicos y hasta la actualidad del moderno Estado de Israel.

Ofrece conferencias y seminarios en diversas instituciones académicas de Israel, Estados Unidos, México, Brasil, Angola y otros.

La Regla de la Comunidad, llamado en hebreo Serej Ha Yajad (סרך היחד, “Reglamento de la comunidad Yahad”) es uno de los rollos más significativos encontrados en Qumrán, ya que es la principal fuente que nos proporciona información detallada sobre la vida de los hombres que habitaba ese enclave al norte del Mar Muerto.

Este documento hace referencia, en forma concreta, a una comunidad monástica, extremadamente religiosa, colectivista y masculina.

Este texto es una especie de estatuto de la comunidad y en él se detallan temas como la aceptación de nuevos miembros, como también la expulsión de los ya existentes, normas de comportamiento, castigos a quienes violan esas normas, formas de dirigir las reuniones de la comunidad, ceremonias rituales, etc.

La cantidad de temas establecidos en este reglamento es muy variada, desde cómo se realiza la ceremonia del ingreso de los nuevos miembros hasta los castigos que se deben dar a quienes hablen a su prójimo de forma insolente o impaciente.

Castigos severos son impartidos a quienes se duerman en las reuniones de la comunidad o a quienes interrumpan al prójimo cuando éste se encuentre hablando en la reunión.

Uno de los comportamientos exigidos a los miembros de la comunidad es el estudio grupal de las escrituras, incluyendo turnos nocturnos de tal forma que el estudio se realice durante 24 horas.

Quienes traicionaban al Yahad, eran castigados con la expulsión perpetua (no detallan a qué llaman “traición”) así como también a quien intente ayudarlo.

Ellos se veían a sí mismos como un grupo sacerdotal cuyos principios teológicos eran la creencia en la predestinación; es decir, que todo ya está planeado por Dios (el hombre no es capaz de decidir sobre sus actos) y la creencia de que en el mundo había dos poderes: el instinto bueno y el instinto malo, concepto que se asemeja a otro documento encontrado en Qumrán: “Los hijos de la luz y los hijos de las tinieblas”.

 

Museu de Qumran
The Dead Sea Scrolls, Qumran, and the Essenes (2010) Magen Broshi

 

Museu de Qumran
The Dead Sea Scrolls, Qumran, and the Essenes (2010) Magen Broshi

 

Fuentes:

  • The Dead Sea Scrolls, Qumran, and the Essenes. (2010) Magen Broshi – #moriahcenter #rollosdelmarmuerto

 

CONOZCA NUESTRO PROGRAMA DE CURSOS

 

Ariel_Horovitz_Diretor_Moriah_Center

M.A. Ariel Horovitz

Fundador y Director del Moriah International Center.

Formado en Sociología e Historia del Pueblo Judío por la Universidad Hebrea de Jerusalén. Posee también una maestría en Gestión y Liderazgo por  la Universidad de Bar Ilan, Israel.

Se especializa en el área de liderazgo en la Biblia y en temas relacionados con la historia del pueblo de Israel, desde los tiempos Bíblicos y hasta la actualidad del moderno Estado de Israel.

Ofrece conferencias y seminarios en diversas instituciones académicas de Israel, Estados Unidos, México, Brasil, Angola y otros.

SEMANA DE LOS ROLLOS DEL MAR MUERTO

TERMINOLOGÍA BÁSICA QUE NOS PERMITIRÁ ENTENDER MEJOR EL CONTEXTO:

  1. Época del Primer Templo (-1004 a -586):

Época comprendida entre los años -1004 (Cuando David asume como rey de Israel) y el año -586 (cuando el Primer Templo de Jerusalén, construido por Salomón, es destruido). El período del Primer Templo comprende toda la época del reino unificado de David y Salomón como así también los reinos de Judá e Israel.

  1. Época del Segundo Templo (-538 a 135 e.c.):

Época que comprende desde la reconstrucción del Templo de Jerusalén por los judíos que retornaron del exilio babilónico hasta la Rebelión de Bar Kojba que terminó con la aplastante victoria romana sobre los judíos.  Este período está subdividido a su vez por los siguientes:

  • -538 – -332 La época persa
  • -332 – -167 La época helenística
  • -167 – -63 La época hasmonea
  • -63 – 135 La época romana

Cuando hablamos de Jesús y los inicios del cristianismo, nos referimos a esta época.

Otra figura central en esta época es el Rey Herodes.

Esta época se llama Segundo Templo porque comprende el período de la reconstrucción del Templo de Jerusalén, su destrucción por los romanos en el año 70 y el afán de reconstrucción entre los años 132 – 135.

  1. Herodes el Grande:

Rey de Judea (llamado por los romanos también como “Rey de los judíos”) de origen idumeo que reinó la provincia de Judea entre los años -37 a -4. Creador de la dinastía herodiana que duró hasta la destrucción del Segundo Templo en el año 70 y que incluye sus hijos: Arquelao, Antipas, Filipo, su nieto Agripas I y su bisnieto Agripas II. Descripto por diferentes fuentes como cruel, paranoico y asesino, pero también como un excelente constructor. Sus obras arquitectónicas se pueden ver hasta el día de hoy en el Muro de los Lamentos, Cesarea Marítima y Masada, entre otros. Aparece en el Evangelio de Mateo, 2:1-23.

El descubrimiento casual de los rollos por un beduino de la tribu de los Ta’amireh a fines del año 1947 en una de la cuevas cercanas al sitio denominado Khirbet Qumrán, ubicado en la orilla nor-occidental del Mar Muerto, ha resultado ser uno de los hallazgos arqueológicos más sensacionales, si no el mayor, de todos los acaecidos en el siglo XX

Entre 1947 y 1956 se encontraron en once cuevas de la zona aproximadamente 800 manuscritos redactados hace casi 2.000 años, en la época del Segundo Templo (538 A.C.-135 D.C.).

Desde entonces, miles de artículos y libros han tratado de descifrar los misteriosos textos, a fin de poder revelar una realidad del pasado cultural del pueblo de Israel, que era casi totalmente desconocida. 

Sin embargo, en los últimos años la importancia del descubrimiento de Qumrán se ha visto opacada por LA polémica tejida en derredor de los “intereses” políticos detrás de la publicación de los rollos, como lo ejemplifica el libro sensacionalista de Baigent y Leigh llamado El escándalo de los Rollos del Mar Muerto.

Como resultado de ello, el público ha identificado lamentablemente el tema de los rollos con engaños e historias “picantes”, en vez de percibir la real importancia del hallazgo para la comprensión del judaísmo antiguo.

Teniendo en cuenta dicha situación, el presente artículo tiene como principal propósito corregir el actual equívoco. 

En primer término, cabe señalar que hasta el descubrimiento de los rollos del Mar Muerto en las proximidades de Qumrán, la realidad histórica del judaísmo del Segundo Templo nos era conocida sólo a través de fuentes secundarias, tardías y, en muchos casos, tendenciosas, como Flavio Josefo, el Nuevo Testamento, Filón de Alejandría, la literatura pagana y rabínica.

En consecuencia, dicho hallazgo permitió a los investigadores, por primera vez en la historia, contar con documentación original escrita por judíos que vivieron en esa época, a fin de confirmar, o en algunos casos desdecir, la información obtenida a través de las fuentes clásicas. 

En cuanto al carácter del material descubierto, en Qumrán se hallaron manuscritos que se pueden dividir en tres categorías fundamentales: 

1.  Manuscritos bíblicos 

2. Literatura no-canónica 

3. Literatura sectaria. 

Se hallaron cerca de 200 manuscritos de todos los libros de la Biblia a excepción de uno, el libro de Ester.

Sin duda alguna Masada, ese sitio tan singular, resume en sí todos los dramáticos acontecimientos acaecidos en Judea en el primer siglo de la era común, que concluyeron con la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén a manos de los romanos.

Imagen: Mapa Masada

Como tal, Masada, ese enclave erigido sobre una montaña en el desierto de Judá y reconocido cómo Patrimonio de la Humanidad por UNESCO, con el museo construido a sus pies, se ha convertido prácticamente en lugar de visita obligatoria para locales y turistas ya desde su excavación por Yigael Yadin en los años sesenta del siglo pasado.

Las excavaciones de Yadin sacaron a la luz entre otras cosas el palacio, las fortificaciones, los reservorios de agua, y los edificios administrativos levantados por Herodes (37–4 AEC).

Pero no de ellos hablaremos hoy, sino de un descubrimiento más pequeño en su tamaño físico, pero no en su importancia histórica: las suertes de Masada.