Blog

Blog

Parte II: Descifrado y asombro

Finalmente, los trozos rescatados de la estela y la “facsimile” llegaron a Francia, en base a la copia de papel bastante dañada se reconstruyó la mayoría de las partes perdidas de la estela, y ésta fue publicada. Algunas partes de la estela se perdieron para siempre porque se perdieron ambas:

1. La parte original grabada en la piedra.

2. La parte de la copia de papel donde estaba esa parte de la inscripción, es decir la parte correspondiente = paralela. La pérdida más destacable es la de un gran pedazo triangular en la esquina inferior derecha cómo podrán apreciar en las fotografías.

Cómo ampliaré en la tercera parte del artículo, muy probablemente – cual una maldita Ley de Murphy – en esa parte pérdida había información importantísima.

La publicación y los primeros estudios de la estela de Mesha ya en los años 70 del siglo XIX causaron asombro y revuelo no sólo entre los estudiosos, sino en el público en general. De repente, reyes mencionados en la Biblia aparecen ahí hablándonos con sus propias palabras sin la intermediación de copistas y compiladores. De repente ciudades bíblicas en territorios disputados entre israelitas y moabitas aparecen por sus nombres, y de repente, podemos leer el idioma moabita. De repente, historias bíblicas que parecían tan lejanas y hasta irreales, cobran forma y figura y son relatadas por sus propios héroes. 

En la Ciudad de David fueron encontradas más de 50 «Bulas», es decir, piezas hechas de barro que sobre ellas se acuñaban sellos oficiales, generalmente de reyes o funcionarios del rey.

En la época del Primer Templo (-1004 a -586) se acostumbraba escribir documentos oficiales o comerciales sobre papiro o sobre cuero, enrollar el documento, coserlo con hilo y sellarlo con el sello del funcionario que enviaba el documento, tal como lo muestran las siguientes imágenes:

Fuente: https://travelability.co.il/en/2017/05/the-city-of-david-where-jerusalem-began/
Fuente: https://www.hidabroot.org/article/1124064

 

Sobre este uso, vemos el siguiente texto en Jeremías 32:9-14:

9 Y compré la heredad de Hanameel, hijo de mi tío, la cual estaba en Anatot, y le pesé el dinero; diecisiete siclos de plata.

10 Y escribí la carta y la sellé, y la hice certificar con testigos, y pesé el dinero en balanza.

11 Tomé luego la carta de venta, sellada según el derecho y costumbre, y la copia abierta.

12 Y di la carta de venta a Baruc hijo de Nerías, hijo de Maasías, delante de Hanameel el hijo de mi tío, y delante de los testigos que habían suscrito la carta de venta, delante de todos los judíos que estaban en el patio de la cárcel.

13 Y di orden a Baruc delante de ellos, diciendo:

14 Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Toma estas cartas, esta carta de venta sellada, y esta carta abierta, y ponlas en una vasija de barro, para que se conserven muchos días.

Entre las Bulas halladas en la Ciudad de David se mencionan nombres de personajes que los encontramos en la Biblia, casualmente en el libro de Jeremías.

Parte I: Descubrimiento y destrucción

La estela de piedra de Meshá, rey de Moab, es a la vez uno de los documentos auténticos más fascinantes de la época bíblica, y una de las decepciones más dolorosas de la investigación de esa época.

La historia del descubrimiento de la estela comienza en el año 1868.

El inmenso imperio Turco Otomano dominaba por ése entonces prácticamente todo el Medio Oriente por ya más de tres siglos y varios indicios apuntaban a su posible final: la mayoría de sus habitantes conformaban un mosaico de etnias y tribus no-turcas agobiadas por el peso del aparato gubernamental burocrático e inepto y la presión fiscal de un estado al cual percibían como lejano.

El imperio Otomano a sus finales mostraba señales de resquebrajamiento en todo aspecto, y las potencias europeas, sobre todo Gran Bretaña, Francia y Prusia, muy atentas a la situación, mostraban gran interés en aumentar su influencia en la zona previendo un posible desmoronamiento del imperio, entre otras cosas incrementando su presencia y trabando relaciones con diferentes etnias y minorías.

Gran cantidad de embajadores, cónsules, investigadores y representantes europeos se establecieron en ciudades a lo largo del imperio, e instituciones europeas de todo tipo fueron creadas, entre ellas religiosas, culturales, y científicas.

La ciudad de Gamla se encuentra sobre la colina occidental de las alturas del Golán y toma su nombre del hebreo gamal, “camello”, por estar en una colina con forma de joroba.

Justamente Yosef Ben Matityahu, comandante en jefe en la Galilea de la rebelión de los judíos contra Roma proporciona en uno de sus libros (ya bajo el nombre de Flavio Josefo) un fascinante detalle topográfico e histórico que a posteriori ayudaría a que los arqueólogos encontraran las ruinas de esta ciudad en 1976.

Yosef Ben Matityahu fortificó Gamla en el año 66 convirtiéndola en la ciudad más importante en el Golán. En el año 67, los romanos, liderados por el gran general Vespasiano y su hijo Tito (ambos serían coronados emperadores de Roma algunos años después) asedian la ciudad por el término de un mes.

En un primer ataque los sodados romanos fracasan en su intento por conquistar la ciudad y muchos de ellos caen muertos ante el excelente auto acuartelamiento de los rebeldes.

¡La euforia de los rebeldes era indescriptible!

En la época de Jesús era notorio el peligro y la dificultad que caracterizaba al camino de la Galilea a Jerusalén (especialmente desde Jericó a Jerusalén) por causa de los constantes robos y ataques a los peregrinos judíos que subían de la Galilea a Jerusalén al menos tres veces por año.

El camino se iniciaba en Jerusalén a unos 750 metros sobre el nivel del mar, y bajaba unos mil metros hasta alcanzar Jericó, en el valle del Jordán, a 260 metros bajo el nivel del mar.

La parábola del Buen Samaritano descrita en Lucas 10 no es un hecho histórico tal como concebimos la historia en nuestros días. Sin embargo, si analizamos esta parábola  podremos llegar a varias conclusiones acerca del contexto geográfico, sociológico y religioso de la época.

En primer lugar, los samaritanos y los judíos constituían rivales irreconciliables; unos a otros se consideraban herejes. Los judíos fundamentaban sus razones en que los samaritanos hacían su culto en el monte Gerizim en lugar del Templo de Jerusalén. Además, solamente aceptaban a Moisés como único profeta, y no reconocían la tradición oral ni el libro de los Profetas ni el de los Escritos.

SEMANA DE LOS ROLLOS DEL MAR MUERTO

TERMINOLOGÍA BÁSICA QUE NOS PERMITIRÁ ENTENDER MEJOR EL CONTEXTO:

  1. Época del Primer Templo (-1004 a -586):

Época comprendida entre los años -1004 (Cuando David asume como rey de Israel) y el año -586 (cuando el Primer Templo de Jerusalén, construido por Salomón, es destruido). El período del Primer Templo comprende toda la época del reino unificado de David y Salomón como así también los reinos de Judá e Israel.

  1. Época del Segundo Templo (-538 a 135 e.c.):

Época que comprende desde la reconstrucción del Templo de Jerusalén por los judíos que retornaron del exilio babilónico hasta la Rebelión de Bar Kojba que terminó con la aplastante victoria romana sobre los judíos.  Este período está subdividido a su vez por los siguientes:

  • -538 – -332 La época persa
  • -332 – -167 La época helenística
  • -167 – -63 La época hasmonea
  • -63 – 135 La época romana

Cuando hablamos de Jesús y los inicios del cristianismo, nos referimos a esta época.

Otra figura central en esta época es el Rey Herodes.

Esta época se llama Segundo Templo porque comprende el período de la reconstrucción del Templo de Jerusalén, su destrucción por los romanos en el año 70 y el afán de reconstrucción entre los años 132 – 135.

  1. Herodes el Grande:

Rey de Judea (llamado por los romanos también como «Rey de los judíos») de origen idumeo que reinó la provincia de Judea entre los años -37 a -4. Creador de la dinastía herodiana que duró hasta la destrucción del Segundo Templo en el año 70 y que incluye sus hijos: Arquelao, Antipas, Filipo, su nieto Agripas I y su bisnieto Agripas II. Descripto por diferentes fuentes como cruel, paranoico y asesino, pero también como un excelente constructor. Sus obras arquitectónicas se pueden ver hasta el día de hoy en el Muro de los Lamentos, Cesarea Marítima y Masada, entre otros. Aparece en el Evangelio de Mateo, 2:1-23.

(traducción del artículo publicado por la Universidad Hebrea de Jerusalén el día 08/02/2017)

El arqueólogo de la Universidad Hebrea Dr. Oren Gutfeld: «Este es uno de los descubrimientos arqueológicos más emocionantes, y el más importante de los últimos 60 años, en las cuevas de Qumrán».

Las excavaciones en una cueva en los acantilados al oeste de Qumran, cerca de la costa noroeste del Mar Muerto, demuestran que los Rollos del Mar Muerto del período del Segundo Templo, estaban ocultos en la cueva y fueron saqueados por los Beduinos a mediados del siglo pasado. Con el descubrimiento de esta cueva, los expertos ahora sugieren que debería enumerarse como la Cueva 12.

Arqueólogos cavando

El sorprendente descubrimiento, que representa un hito en la investigación de los Rollos del Mar Muerto, fue realizado por el Dr. Oren Gutfeld y Ahiad Ovadia, del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalén, con la colaboración del Dr. Randall Price y estudiantes de la Universidad Liberty en Virginia, EE. UU. 

Los excavadores son los primeros en descubrir, en más de 60 años, una nueva cueva de los rollos y excavarla correctamente.

La excavación fue apoyada por la Administración Civil de Judea y Samaria, por la Autoridad de la Naturaleza y Parques de Israel, y la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA), y es parte de la nueva «Operación Manuscrito», lanzada en la IAA por su Director-General, Sr. Israel Hasson, para realizar relevamientos sistemáticos y excavar las cuevas en el desierto de Judea.

Dos primos de la tribu beduina de Ta´amira, Muhamad A´Dib y Jumma Muhamad, descubren accidentalmente a inicios del 1947 los 3 primeros rollos que estaban en una jarra de cerámica en el momento que una cabra de su rebaño se extravió dentro de una caverna que luego se llamaría la Caverna 1. Días después encuentran en esa misma caverna cuatro rollos más.

Muhamad A´Dib y Jumma Muhamad.

Estos primos se encuentran con un zapatero de Belén llamado Jalil Iskandar Shahin, apodado “Kando”, un árabe cristiano de la Iglesia Ortodoxa Siria, quien también se dedicaba al comercio de antigüedades. De acuerdo al rumor (nunca confirmado), se cree que los beduinos estaban interesados en que Kando fabricara sandalias con el cuero de los rollos.

Kando, sin embargo, recomendó que esos rollos valdrían más como antigüedades y los convenció para que él mismo se encargue de venderlos.

Jalil Iskandar Shahin.

El teatro en el imperio romano era una estructura pública central que servía como lugar de divertimento para la sociedad en general.

Formaba parte del concepto de Panem et Circense («Pan y Circo»), es decir, divertimento para el pueblo con el objetivo de distraerlos de los problemas cotidianos como la falta de sustento, la corrupción política y otros.

Como muchos otros edificios públicos, también el teatro romano fue heredado de la cultura griega que los romanos tanto admiraban.

Dos diferencias centrales existían entre el teatro romano y el griego.

 

La primera es arquitectónica, mientras los griegos construían aprovechando la topografía del lugar, como por ejemplo colocar las gradas sobre la ladera de una colina, los romanos construían las bases para elevar las gradas sin tomar en cuenta la topografía del lugar.

Y la segunda diferencia está en la función del teatro.

Mientras los griegos utilizaban el teatro para transmitir mensajes políticos o filosóficos a través de géneros como el drama, la comedia y la tragedia, los romanos utilizaban mayoritariamente el teatro como fuente de diversión y distracción para el pueblo.

La estructura del teatro romano era prácticamente idéntica a lo largo y ancho del imperio y consistía en una estructura semicircular (a diferencia del anfiteatro que era circular u oval), delimitado a través del escenario, techado con velos y generalmente tenía dos o tres pisos.

Las gradas, tal lo mencionado anteriormente, estaban sobre estructuras de piedra creando así una especie de bóvedas que sustentaban esas gradas.

A través de esas bóvedas se creaban pasillos llamados «vomitoria» cuya función era la de permitir el ingreso del público como así también la salida del mismo luego de la función.

Una vez ingresado al teatro a través de la «vomitoria», los asistentes al espectáculo tomaban sus asientos ya enumerados (fueron encontrados en Cesarea Marítima restos de dos ingresos con la numeración correspondiente) y asistían al espectáculo mirando en dirección al escenario que tenía a su vez una pared alta que servía de escenografía. Esa pared permitía que el sol no encandile al público, principalmente si la función era durante la puesta del sol. Los invitados VIP no ingresaban por las «vomitoria» si no que lo hacían por unas entradas laterales a ambos lados del escenario y se sentaban en las primeras filas próximas a un área llamado «orquesta», la zona semicircular bien próxima al escenario.

Cuando Herodes construye Cesarea Marítima sobre los restos de la antigua aldea fenicia de Torre de Estrato durante los años -22 al -10, la intención era crear una ciudad totalmente romana alrededor de un sofisticado puerto, una maravilla de la ingeniería de la época, que comercializaría con todo el mundo conocido, desde la India y hasta Europa. Es así que Herodes construye en frente del puerto un Templo en homenaje a la diosa Roma y al César Augusto, pero además construye baños romanos, hipódromos, su propio palacio lujoso sobre el Mar Mediterráneo (otra genialidad arquitectónica de Herodes), un sofisticado acueducto y por supuesto también, un teatro romano con capacidad de aproximadamente 4000 espectadores.

De acuerdo a Flavio Josefo, la muerte de Herodes Agripas, nieto de Herodes el Grande, ocurrió en el teatro de Cesarea Marítima en ocasión de la celebración del festival en homenaje a la fundación de esta bellísima ciudad portuaria:

«Ahora, cuando Agripa había reinado tres años sobre todo Judea llegó a la ciudad de Cesarea, que antes se llamaba Torre de Estrato, y allí expuso espectáculos en honor de César, por cuyo bienestar siendo que había sido informada de que se estaba celebrando un cierto festival. En este festival se reunieron un gran número de juntas de las personas principales de la dignidad de su provincia. En el segundo día de los espectáculos se había puesto una prenda hecha enteramente de plata, de una textura verdaderamente maravilloso, y entró en el teatro temprano en la mañana«.

El libro de Hechos de los Apóstoles hace referencia a la muerte de Herodes Agripas (a quien el autor de Hechos, el evangelista Lucas, lo llama simplemente de Herodes) de la siguiente forma:

20 Y Herodes estaba enojado contra los de Tiro y de Sidón; pero ellos vinieron de acuerdo ante él, y sobornado Blasto, que era camarero mayor del rey, pedían paz, porque su territorio era abastecido por el del rey.

21 Y un día señalado, Herodes, vestido de ropas reales, se sentó en el tribunal y les arengó.

22 Y el pueblo aclamaba gritando: !!Voz de Dios, y no de hombre!

23 Al momento un ángel del Señor le hirió, por cuanto no dio la gloria a Dios; y expiró comido de gusanos.

Es muy posible, que la descripción en Hechos haya ocurrido, tal como lo menciona Flavio Josefo, en el propio teatro de Cesarea Marítima. Principalmente el versículo 21 que habla de que Agripas « vestido de ropas reales, se sentó en el tribunal y les arengó » da a entender que estaba presente en algún evento importante.

El teatro romano que vemos hoy en día en Cesarea Marítima pertenece en su mayor parte a la época del emperador Septimius Severus (193-211 e.c.), si bien la base de las gradas es original de la época del Rey Herodes como así también el escenario. 

El teatro dejó de funcionar en el siglo V y en el siglo VI fue rodeado por una amplia muralla (que se puede ver hasta el día de hoy), convirtiéndolo en una base militar bizantina.

Reformas fueron realizadas no solo en el siglo II o III si no también durante el siglo XX con el fin de adaptar su uso a la modernidad. 

En la actualidad, grandes artistas israelíes y del mundo han realizado conciertos y shows en el teatro de Cesarea (al que erróneamente llaman de «Anfiteatro»). Que un artista israelí de  un recital en Cesarea significa que el artista ha llegado a la cima de su carrera (!).

Desde los días del Rey Herodes y hasta nuestros días cerca de 4000 personas disfrutan periódicamente de espectáculos que este maravilloso teatro ofrece. Herodes era un rey cruel y sanguinario, pero a pesar de eso los amantes del arte le estamos agradecidos por habernos dejado esta obra sin igual.

CONOZCA NUESTRO PROGRAMA DE CURSOS

 

Ariel_Horovitz_Diretor_Moriah_Center

M.A. Ariel Horovitz

Fundador y Director del Moriah International Center.

Formado en Sociología e Historia del Pueblo Judío por la Universidad Hebrea de Jerusalén. Posee también una maestría en Gestión y Liderazgo por  la Universidad de Bar Ilan, Israel.

Se especializa en el área de liderazgo en la Biblia y en temas relacionados con la historia del pueblo de Israel, desde los tiempos Bíblicos y hasta la actualidad del moderno Estado de Israel.

Ofrece conferencias y seminarios en diversas instituciones académicas de Israel, Estados Unidos, México, Brasil, Angola y otros.

 

1. Es muy probable que David nunca haya pisado ese lugar en su vida. Eso no impidió a los antiguos bizantinos, que gobernaron la Tierra de Israel desde el 324 hasta el 638 de nuestra era, creer fervientemente (y erróneamente) que esa monumental estructura era el palacio del Rey David. Luego, con el tiempo, esta tradición perduró visitantes aún creen que el Rey David pasó por ese lugar.

2. En este sitio se pueden apreciar restos arqueológicos de casi todas las épocas de la milenaria historia de Jerusalem, desde los tiempos del Rey Ezequías (fines del siglo VIII a.e.c.) hasta el período británico (1917-1948). Es por eso que existe allí un bellísimo museo que cuenta la historia de Jerusalem inclusive desde la época Cananea y hasta nuestros días. La exhibición es fija y de vez en cuando hay exhibiciones temporarias relacionadas con la historia de Jerusalén. Por las noches hay un maravilloso show que cuenta esa misma historia, pero con luces de láser y sonidos.

×