Máscara de bronce recubierta de plata. La máscara tiene una bisagra en la parte superior, estaba destinada a cubrir toda la cara, pero podría sostenerse para una mejor visión o aire fresco. Tiene 20 cm de altura. Romano, aproximadamente hacía el año 75 dC.

La máscara formaba parte de un casco romano antiguo, encontrado en un lecho de grava en la orilla izquierda del río Waal, cerca de la ciudad holandesa de Nijmegen en 1915. El casco perteneció a alguien de la élite de la caballería romana y fue posiblemente llevado en un desfile o muestra militar y tal vez en batalla. Este tipo de cascos romanos, se llaman «cascos deportivos de hípica». La gimnasia hípica romana eran torneos rituales realizados por la caballería tanto para practicar sus habilidades como para mostrar su experiencia. El origen de estos cascos muy elaborados es incierto, pero parece que no fue Roma. Se han sugerido varios orígenes, incluida una teoría de que procedían de las provincias orientales de Roma. Fueron producidos desde principios del siglo I dC hasta mediados del siglo III dC. Aunque son relativamente ligeros, parecen haber sido usados ​​tanto en la batalla como con fines de exhibición. Efectivamente, uno de esos cascos fue encontrado en el sitio de la Batalla del Bosque Teutoburgo, donde tres legiones romanas fueron aniquiladas por los queruscos (germanos) en el año 9 dC. Tal vez lo llevaba un oficial o un portaestandarte que pretendía con su aspecto imponente intimidar a sus enemigos en el campo de batalla. Tras esta derrota, Tiberio, el nuevo emperador, mandó a su sobrino Germánico a vengar a Roma y recuperar el territorio.

La parte de la cabeza del casco está hecha de hierro, mientras que la máscara y la diadema son de bronce o latón. El casco tiene un borde saliente que protege el cuello, cubierto con una fina cubierta de bronce revestida de plata. La diadema presenta dos figuras masculinas y tres femeninas asociadas al culto al dios Baco. Aunque el casco sufrió oxidación, se encuentra en muy buen estado de conservación.

Los équites (caballeros) eran una clase social de la antigua Roma, conocidos como Ordo equester («clase ecuestre»), a la cual perteneció el prefecto PONCIO PILATO.

Las funciones reservadas a los miembros del Ordo equester eran:

a) La vigilancia y control de las finanzas públicas como procuratores, ora generales, ora especializados.

b) El control de la Guardia Pretoriana como Prefectos del Pretorio, auténticos lugartenientes del emperador. Esto se dio mayormente a partir de Tiberio.

c)El gobierno de Egipto, como Prefecto de Egipto, así como el gobierno de provincias menores como JUDEA.

d) El control de las cohortes de vigiles en Roma, como Prefecto de los vigiles.

e) Cargos militares:

Cinco puestos de tribunus angusticlavius de cada legión: El tribunus angusticlavius era un tribuno militar menor que tenía al menos 20 años de edad, elegido entre la orden ecuestre. Había cinco para cada legión, identificados por una raya púrpura estrecha (angustus clavus o angusticlavus) en sus túnicas. A pesar de su juventud, los tribunos tenían experiencia previa, usualmente como prefectos liderando una cohorte auxiliar quingeniana. Sus deberes variaron, principalmente el trabajo del personal, pero también lideraron dos cohortes. El próximo paso de promoción fue a menudo como praefectus de una ala de caballería de 500 miembros.

Así pues un alto equites podía estar al mando de flotas y al mando como Tribunos o Prefectos de las unidades auxiliares del ejército, Alas o Cohortes de infantería o Cohortes mixtas. En el caso de PILATO estaba al mando de las guarniciones romanas de esa zona, con unos 3.000 soldados en Cesarea Marítima (Posiblemente la Cohors II Italica Civium Romanorum). PILATO, en aquel entonces, dependía directamente del Emperador Tiberio y de Sejano.

Esta carrera fue regularizada finalmente por el emperador Claudio.

Los équites como PILATO recibían el anillo o reconocimiento de su rango directamente del emperador.

El Emperador los seleccionaba de entre los ciudadanos romanos que pudieran demostrar una fortuna de 400.000 sestercios, y que normalmente procedían de las élites de las ciudades romanas de las provincias; también los centuriones primo pilos y los prefectos de los campamentos de las legiones accedían al orden ecuestre. Es posible que PILATO, fuera este último caso.

Desde la época de los flavios, su importancia fue aumentando, pasando a desempeñar los prestigiosos cargos de secretarios de la cancillería imperial.

Durante el período Imperial tardío, la caballería se convirtió gradualmente en el principal arma del ejército romano que suplantó a las legiones, la gloria de Roma. Este desarrollo se debió a la influencia de los pueblos iraníes (sármatas y persas) y especialmente a la necesidad romana de enfrentar a los enemigos que tenían una caballería fuerte que podía derrotar a las legiones (sármatas, sasánidas, godos, hunos).

Otro casco de caballería de la élite romana de finales del siglo I d.C. similar al de la imagen puede verse en el Museo Británico. Pilato fue llamado a Roma por Tiberio en el año 36 dC, pero poco después el Emperador murió y se pierde su rastro en tiempos de Calígula.

 

Fuente: Gerardo Jofre González-Granda

En: DEBATES SOBRE ARQUEOLOGÍA BÍBLICA

Tel Hatzor se encuentra sobre las ruinas de una antigua ciudad ubicada en la Galilea Superior y es el Tel más grande y rico de Israel.

Documentos del siglo XIV a.e.c., del archivo de Tel Amarna en Egipto describen al rey de Hatzor Abdi-Tirshi, jurando lealtad a los faraones egipcios. En estos documentos Hatzor se presenta como una ciudad importante en Canaán. También se le menciona en los documentos del Siglo XVIII a.e.c. encontrados en Mari en el río Éufrates.

Según el Libro de Josué, Hatzor era la sede de Jabin,  un poderoso rey canaanita que dirigió la confederación canaanita contre Josué, pero éste lo derrotó y quemó Hatzor completamente. Según el Libro de los Jueces Hatzor era la sede de Jabín, el rey de Canaán, cuyo comandante, Sísara, guio un ejército canaanita contra Barac, pero al final fue derrotado.

Un estrato arqueológico de alrededor del año 1200 a. C. muestra señales de un fuego catastrófico, y tablillas cuneiformes encontradas en el yacimiento se refieren a monarcas llamados Ibni Addi, donde Ibni puede ser el origen etimológico de Yavin (Jabín). La ciudad también muestra signos de haber sido una magnífica ciudad canaanita antes de su destrucción, con grandes templos y opulentos palacios, dividida en una acrópolis superior y una ciudad inferior; la localidad evidentemente fue una gran ciudad canaanita.

Según el Libro de los Reyes, la ciudad de Hatzor fue fortificada por Salomón junto a las ciudadesde Megiddo y Gezer.

Al igual que Megiddo y Gezer, los restos de Hatzor muestran que durante la Edad del Hierro temprana la ciudad tuvo una monumental puerta con seis cámaras que, al parecer, fueron diseñadas por el mismo arquitecto!

Muchos arqueólogos, entre ellos el actual director de excavación Amnon Ben-Tor, concluyeron que estos restos datan del siglo X a.e.c.  Sin embargo otros arqueólogos sitúan estas estructuras en principios del siglo IX a.e.c., es decir, en el reinado de los Omridas (Principalmente el Rey Acab).

Yigael Yadin, uno de los primeros arqueólogos que trabajó en el lugar, vio otros rasgos comunes a Megiddo, Gezer y Hatzor: todos tienen hondos pozos excavados en roca de donde se diseñaron sofisticados túneles de agua que permitían el almacenamiento del mismo en caso de ataques o asedios a la ciudad.

Los restos arqueológicos indican que hacia la segunda mitad del siglo IX a. C., cuando el rey de Israel era Jehú, Hatzor quedó bajo el control del Damasco arameo.

La mayoría de los arqueólogos sospechan que posteriormente a esta conquista, no mencionada por la Biblia, hubo un período sostenido de ocupación por las fuerzas arameas; los restos indican que Hatzor fue reconstruida poco después de su conquista por Aram, probablemente como una ciudad aramea. Cuando los asirios después derrotaron a los arameos, parece que Hatzor volvió a control israelita; los documentos asirios indican que Joás, el rey de Israel por aquel entonces pagaba tributo a Asiria e Israel se había convertido en vasallo asirio. Posteriormente la ciudad, junto con el resto del reino de Israel, entró en un período de gran prosperidad, particularmente durante el gobierno de Jeroboam II.

La rebelión que intentó Israel contra la dominación asiria dio como resultado una invasión por las fuerzas del gobernante asirio, Tiglath-Pileser III; la evidencia sobre el terreno sugiere intentos precipitados de reforzar las defensas de Hatzor. A pesar de las defensas, en el año 732 a.e.c. Hatzor fue capturada, su población deportada y la ciudad quemada hasta sus cimientos.