La maldición de la sinagoga de Ein Guedi

Los restos de más de 150 antiguas sinagogas de las épocas romana (37 A.E.C. – 324 E.C.) y bizantina (324–638 E.C.) descubiertos en Israel sin duda se cuentan entre los descubrimientos arqueológicos más importantes del país.

En ellos se encontraron más de doscientas inscripciones originales, en su mayoría en arameo, el idioma mayoritariamente hablado por los judíos en ésa época, y en su minoría en hebreo y en griego.

La inmensa mayoría de ellas son expresiones de agradecimiento y bendiciones a personas que realizaron importantes donaciones a la sinagoga local.

Una de las inscripciones descubiertas en la antigua sinagoga de Ein Guedi (עֵין גֶּדִי), la inscripción de la maldición, es excepcional y única en su género.

Ein Guedi, un oasis en la desértica franja costera occidental del Mar Muerto, es en sí un sitio excepcional, con presencia arqueológica ininterrumpida desde la época del Primer Templo (véase p.ej. 1Samuel 23:29, Cantares 1:14) hasta el final de la época bizantina.

Su situación geográfica y las condiciones climáticas extremas de su entorno hicieron de él y de su gente un lugar especial.

La franja desértica que bordea el Mar Muerto se encuentra a unos 400 m. debajo del nivel del mar, recibe apenas unos 70 mm. de precipitaciones pluviales al año, y las temperaturas en el verano trepan por encima de los 40°.

Por otro lado, los cuatro manantiales que emanan en su cercanía permiten, con un uso sabio y adecuado, surcar con canales de riego parcelas cultivadas tanto en la llanura, cómo en terrazas excavadas y moldeadas en las laderas de las montañas que descienden de oeste a este hacia la orilla del Mar Muerto.

En las parcelas de la llanura se cultivaban palmeras datileras, cuyos frutos se ganaron la fama de ser de los mejores de toda Judea.

Pero en las terrazas se cultivaba algo mucho más valioso:

  • Los arbustos de los cuales se extraía el perfume del bálsamo (bálsamo de Judea), considerado el más preciado de todo el Imperio Romano.

Acerca del codiciado perfume procedente de Judea se expresaron más de una docena de historiadores, viajeros y geógrafos romanos y bizantinos, entre ellos Plinio el Viejo, Estrabón, y Eusebio de Cesarea.

Según el historiador romano Plinio el Viejo (Historia Natural, libro 12, capítulo 54) sólo aquí y en la zona de Jericó se daban las condiciones especiales para el cultivo, y sólo en esos dos lugares ése perfume fue cultivado y elaborado.

Según el médico griego Galeno (De Antidotis, I; 2, 4, 12) el bálsamo de Ein Guedi es el mejor aún dentro de Judea.

Por todas éstas razones en Ein Guedi prosperó en la antigüedad una comunidad bastante aislada basada económicamente en una agricultura especial, y sobre todo en la elaboración de perfumes exclusivos con técnicas pasadas en secreto de generación en generación, siendo éstas esenciales para la elaboración de los perfumes.

Para obtener el tan preciado perfume del bálsamo no sólo era necesario cultivar la planta específica, sino que era también indispensable extraerlo y elaborarlo de una manera determinada.

Todos los gobiernos de turno pusieron sus ojos sobre éste preciado tesoro, fuente de exportación e ingreso de capitales, y el orden establecido fue por lo general tal que los pobladores de Ein Guedi cultivaban sus parcelas y elaboraban el perfume pagando al estado un arrendamiento por la tierra y vendiendo a éste el perfume, quien a su vez lo comercializaba obteniendo suculentas ganancias.

Para Herodes ésta fue una de las fuentes de financiación de sus imponentes proyectos de construcción, Cleopatra intentó arrebatarle los plantíos de la zona de Jericó (Plutarco, Vida de Antonio 36:3), y Bar Kojba financió con ellos su rebelión contra el imperio romano (132-135 E.C.).

Algunos contratos de arrendamiento de parcelas entre Bar Kojba y agricultores de Ein Guedi sobrevivieron y están conservados hoy en día en el Santuario del Libro en Jerusalém. En el siglo IV E.C. el imperio romano se escinde y su parte oriental – en la cual se encuentra la Tierra de Israel – se convierte en el Imperio Bizantino con capital en Constantinopla y el cristianismo cómo religión oficial. De ésta época data la sinagoga de Ein Guedi y su peculiar inscripción.

El gobierno bizantino continuó con la tradición romana:

  • los judíos de Ein Guedi continuaron produciendo el preciado perfume derivándolo a las autoridades bizantinas.

En general, las relaciones entre el Imperio Bizantino y los judíos de la Tierra de Israel no fueron buenas.

Los judíos tenían prohibido habitar y hasta visitar la ciudad de Jerusalém, prohibición dictada por los romanos como castigo por la rebelión de Bar Kojba y mantenida por el gobierno bizantino.

La legislación bizantina reconocía el derecho a existir de la religión judía, con restricciones destinadas a fomentar su conversión al cristianismo. En el marco de ésas restricciones se dictaron prohibiciones de construcción de nuevas sinagogas.

En ése contexto funcionó la sinagoga de Ein Guedi, construida en el lugar más prominente y alto de la aldea. Indudablemente era el centro religioso y social de la comunidad y hoy una atracción de turismo arqueológico.

Todos los pisos de la sinagoga estaban cubiertos por sendos mosaicos.

Pero el ala oeste de la sinagoga deparaba una gran sorpresa para los arqueólogos que lo excavaron:

  • El mosaico que cubría el piso del ala contenía una extensa inscripción dividida en cuatro paneles, y todo indica que la inscripción era leída solemnemente por la congregación.

Los dos paneles superiores nombran en idioma hebreo, a suerte de testigos de la maldición, a los padres fundadores de la humanidad desde Adán hasta los hijos de Noé, a los doce signos del horóscopo, a los doce meses de año judío, a los tres patriarcas, y a los tres acompañantes del bíblico Daniel.

En el tercer panel reza la maldición en idioma arameo (con explicaciones entre paréntesis):

  • “Todo aquel que cause disputa entre un hombre (miembro de la comunidad) y su prójimo, o diga algo malo (=delate) de su prójimo a los gentiles (=las autoridades bizantinas), o robe un objeto (de extracción de savia) de su prójimo, o revele el secreto de la aldea a los gentiles, aquel cuyos ojos recorren toda la tierra y ve todo lo oculto, él dará su rostro sobre ése hombre y sobre su descendencia y lo extirpará de debajo de los cielos. Y dirán todos (los feligreses de la sinagoga) ‘¡Amén, amén selah!’”.

No es difícil imaginar las causas y circunstancias que llevaron a la elaboración de la inscripción, y al parecer a la ceremonia de su lectura solemne y la aprobación de toda la comunidad con su “Amén”.

Todo el sostén económico de ésa comunidad tan especial estaba basado en el cultivo especializado de una planta y la elaboración de un perfume siguiendo directrices transmitidas de generación en generación.

Si a causa de una disputa interna en la comunidad, los secretos de esas actividades fuesen revelados a las autoridades bizantinas o a cualquier persona ajena a la comunidad, las consecuencias podrían ser catastróficas.

La aldea de Ein Guedi fue destruida total y ferozmente a finales del siglo VI E.C.

Claras señales de destrucción violenta e incendio se pueden ver tanto en los restos arqueológicos de las casas de la aldea cómo en los de la sinagoga. Los últimos miembros de la comunidad, masacrados o exiliados, se llevaron consigo el secreto guardado por siglos.

Ein Guedi quedó desolada por más de 1.300 años hasta la creación del nuevo poblado con el mismo nombre.

Varios científicos intentan febrilmente volver a reconocer el arbusto del cual se obtenía el perfume más preciado en todo el imperio romano, y reconstruir el proceso de obtención guardado en secreto. Hasta ahora sin resultados convincentes.

Hace no mucho tiempo, en el año 2016, recibimos un último mensaje de la antigua comunidad de Ein Guedi:

  • Un pequeñísimo trozo de pergamino totalmente quemado encontrado años atrás por los arqueólogos a los pies del arca de los libros de la Torá en la sinagoga fue examinado con tecnología micro-CT.

Gracias a ésta tecnología de punta, y a pesar del estado carbonizado del pergamino, volvieron a aparecer las letras originales del libro de la Torá original quemado durante la destrucción de la aldea, conteniendo palabras del libro Levítico.

Ver aquí:

http://old.hum.huji.ac.il/upload/_FILE_1474480873.pdf

http://www.antiquities.org.il/article_eng.aspx?sec_id=25&subj_id=240&id=4134

 

CONOZCA NUESTRO PROGRAMA DE CURSOS

 

Daniel_Vainstub_Moriah_Center

Dr. Daniel Vainstub

Graduado en Arqueología e Historia del Pueblo Judío en la época bíblica y en la época del Segundo Templo por la Universidad Hebrea de Jerusalén.

MA en Epigrafía y Paleografía Hebrea y Semita Occidental por la Universidad Hebrea de Jerusalén, doctorado en la Universidad de Ben-Gurion de Beer-Sheva.

Catedrático e investigador desde hace más de veinte años en la la Universidad Ben-Gurion en todos los campos concernientes a la época bíblica. Dicta cursos en el Museo de Israel. Publicó numerosos artículos.

Participa habitualmente en congresos nacionales e internacionales.

Comentarios

Pablo Armijos
28/07/2020
Excelente material. Se agradece la claridad y calidad del reporte
Maria Fernanda Cueva
28/07/2020
Un tema del que nunca habia escuchado hablar!. Y absolutamente interesante!Muchas Gracias!
Victoria Rozo
28/07/2020
Muy buena información gracias
Maria Fernanda Cueva
28/07/2020
Un tema del que nunca habia escuchado hablar!. Y absolutamente interesante!Muchas Gracias!
01/08/2020
Muy interesante y tener la.oportunidad de saber esta parte de.la historia es gratificante para el conocimiento
Magie Diego
02/08/2020
Excelente información!! Nunca había escuchado sobre esto. Gracias!!
Margie Rubio Cliffe
28/07/2020
GRACIAS MORIAH I.CENTER!!! por toda esta informacion que nos permite enriquecer lo que venimos aprendiendo y conociendo de la historia de estas culturas!! INCREÍBLE!!! ¡¡Me da apetito por aprender aún más!!! GRACIASSSSS!!
Consuelo
28/07/2020
No Conocía nada de este tema demasiado interesante, gracias gracias excelente
Cutty
28/07/2020
Cuánto de todo lo oculto se nos está revelando . Muy interesante! Gracias 🙏
28/07/2020
Maravillosa información!! Estoy emocionada por la historia y el patriotismo de Israel! Muchas gracias x compartirla!!!
Alicia de Arevalo
28/07/2020
Gracias, muchísimas gracias por tan interesante información
Monica Elisabeth Sacco
28/07/2020
¡Fascinante! Recuperar la Historia de este modo es un regalo a la Humanidad. Los esfuerzos de arqueólogos y científicos por reconocer la planta y el proceso de elaboración merecen mi admiración.
Vianney Obando Chan
28/07/2020
Muchas gracias por tan importante informacion historica de Israel.
Julio Vallarino
28/07/2020
Excelente artículo.
Guillermo
29/07/2020
Mil gracias por tan interesantísimo relato histórico!
01/08/2020
Muy interesante y tener la.oportunidad de saber esta parte de.la historia es gratificante para el conocimiento

Deja una respuesta